June 17, 2016 at 11:09 pm

California Moves Toward Extending Obamacare to Illegal Immigrants

Those in the country illegally are prohibited from access to Obamacare, but a loophole in the law could change that.Martha Lucia (L) sits with Rudy Figueroa, an insurance agent from Sunshine Life and Health Advisors, as she picks an insurance plan available in the third year of the Affordable Care Act at a store setup in the Mall of the Americas, on Nov. 2, 2015, in Miami.

During a 2009 address to a joint session of Congress, President Barack Obama told the country that his plans for health care reform would not extend to people who are in the country illegally.

“You lie!” South Carolina Republican Rep. Joe Wilson notoriously shouted. Obama replied, “That’s not true.”

But only two years after the largest coverage provisions in the Affordable Care Act took effect, the country’s most populous state has passed a bill that, in fact, seeks to extend Obamacare to people regardless of their immigration status.

The bill, now before California Gov. Jerry Brown, aims to allow people who are in the country illegally to buy private health insurance on the state’s exchange. Its author, Democratic state Sen. Ricardo Lara estimates that 390,000 such immigrants could receive health insurance, but officials who operate the exchange place that number closer to 50,000.

The legislation is being considered not only at a time when presidential candidates are campaigning in the Golden State but as those running have made health care and illegal immigration central platforms in their bids for the Oval Office, finding that their views on the topics have ignited voters’ passions. To critics of the law, the bill signals another broken promise of Obamacare.

 Obamacare explicitly bars people in the country illegally from its provisions, but a loophole called the “innovation waiver” allows for states to change portions of the law, as long as they make coverage available to more people and as long as the federal government doesn’t have to pick up the tab, among other requirements. The bill, which would require that a request for a waiver be filed, first must be approved by the state legislature and the governor before the waiver can be considered by the federal government.
Though the California bill does not come with federal subsidies that make health insurance more affordable to low- and middle-income people, critics fear it’s heading that way.

“This is a two-step process: Open the door to the exchanges, but when no one can afford to buy insurance you come back and add the subsidies,” says Ira Mehlman, a spokesman for the Federation for American Immigration Reform. “This is the first step in another misrepresentation of the Affordable Care Act. It was sold to the American people on the fact that you wouldn’t have to subsidize health care for illegal immigrants.

Jesse Melgar, a spokesman for Lara’s office, reiterated that the bill did not provide for federal subsidies and says the question of whether the state would pay for them would be part of an ongoing conversation. He stressed that the focus was on passing the waiver and says the bill would give families with mixed immigration status – for instance, those in which adult children are U.S. citizens but their parents aren’t – the ability to sign up for the same plan, potentially making it easier for them to get care.

But it is unclear exactly to what extent people would want to buy plans without subsidies. Nothing prevents people who are in the country illegally from buying health insurance directly from brokers, and the plans offered on the exchange have similar prices to those sold off the exchange.

Mehlman, whose D.C.-based nonprofit calls for strict immigration control, says it is exactly this tension that will lead to subsidies eventually being added, given that the plans are unlikely to be affordable. He thinks that more states would likely follow suit.

 Brown has not indicated whether he will sign the bill, and a spokeswoman says they do not comment on pending legislation. Brown has 12 days to veto or sign the measure, and if he does nothing it will become law.

California has been moving in the direction of permitting more benefits to people regardless of immigration status. Last year, Medi-Cal, the state’s program for low-income residents that is known as Medicaid in most states, opened health care coverage to all low-income children, despite immigration status. An estimated 170,000 children will become eligible at a cost of $40 million to the state this year and $132 million each subsequent year.

Groups who oppose illegal immigration have said they would consider filing a lawsuit against the state or the administration.

“This is the United States, and our legislators should be writing bills for U.S. citizens and not for people who are in the country illegally,” says Robin Hvidston, executive director for We the People Rising, a group that opposes illegal immigration. “It sends the message to the world, ‘Come to California illegally, you will have bills written for you.’ It acts as a magnet for the world to have people illegally in the state.”

Tim Jost, professor of Washington and Lee University School of Law, says a lawsuit is possible but unlikely to achieve its objectives.

“With the Affordable Care Act, people sue about absolutely everything,” he says. “Most cases have been dismissed for lack of standing.” Because the lawsuit would be political and not legal, Jost added, it would be difficult to show that people had been injured because of the law, and a lawsuit would likely be dismissed.

 If Brown signs the waiver bill, members of the Department of Health and Human Services and the Department of Treasury will have up to 225 days to make a decision about whether to approve it. The timeline means all of this could happen before Obama leave office.

It’s unclear what the administration would do. Obama has tried through executive action to protect roughly 4 million people in the country illegally from deportation, but that move is being considered by the Supreme Court. On the other hand, as of June 30, 2015, his administration discontinued subsidies and cut off health insurance coverage for 423,000 people who, after multiple outreach efforts from federal health officials, did not provide proof of their citizenship or immigration status, according to the Centers for Medicare and Medicaid Services.

The government already funds some health care for immigrants who are in the U.S. illegally. Under the Emergency Medical Treatment and Active Labor Act, for instance,hospitals are reimbursed when they provide emergency and maternity care for low-income people who need it, regardless of immigration status. Immigrants in the country illegally also can receive medical care through government-funded community health clinics.


Article by http://www.usnews.com/news/articles/2016-06-03/california-moves-toward-extending-obamacare-to-illegal-immigrants

May 5, 2016 at 12:27 am

Como Obtener Visa A Los Estados Unidos Facilmente

January 8, 2016 at 4:19 pm

DHS finaliza planes para redadas de deportaciones en Enero del 2016

Estarían dirigidas contra adultos y niños con órdenes de deportación, y generan rechazo de grupos proinmigrantes

a Administración Obama prevé realizar una serie de redadas a gran escala contra centenares de inmigrantes indocumentados en todo EEUU, tan pronto como el mes próximo, lo que generó indignación entre grupos proinmigrantes en víspera de Navidad.

El plan en ciernes, el primero de su tipo desde la crisis humanitaria en la frontera sur en 2014, se llevaría a cabo en cualquier sitio donde se encuentren los indocumentados, que de inmediato quedarían sujetos a la deportación, según fuentes anónimas citadas por el diario The Washington Post.

Las redadas se efectuarían en unos momentos en que, en paralelo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) ha comenzado a abrir nuevas instalaciones ante la llegada de más niños indocumentados no acompañados de Centroamérica.

Centenares en el blanco de las redadas

Las redadas estarían dirigidas específicamente contra adultos y niños que ya han recibido órdenes de deportación de parte de un juez de Inmigración.

Aunque el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no ha querido precisar cifras, la Oficina Ejecutiva para la Revisión Migratoria (EOIR), que depende del Departamento de Justicia, dijo hoy a este diario que entre el 18 de julio de 2014 y el pasado 24 de noviembre, 9,109 niños no acompañados han recibido órdenes de deportación, de un total de 46, 956 casos referidos por DHS.

Durante ese mismo periodo, 6,180 adultos con niños fueron referidos a tribunales de Inmigración, de los cuales 726 están en la lista para la deportación.

En la categoría de 8,752 individuos que cruzaron recientemente la frontera y fueron referidos a EOIR,  1,855 ya han recibido órdenes de expulsión, indicó la fuente.

La cifra final de eventuales deportados por ICE, sin embargo, podría variar porque los afectados tienen derecho a apelar la decisión del juez.

Respuesta del gobierno

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no ha querido hacer comentario sobre cuántos estarían afectados por el plan que, según el diario, no ha recibido la autorización final.

Sin embargo, en declaraciones a este diario, Gillian Christensen, portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), dijo que la agencia “se enfoca en individuos que suponen una amenaza a la seguridad nacional, la seguridad pública, y la seguridad en la frontera”.

Esos “deportables”, según explicó Christensen, incluye a “individuos, solos o con familiares, que han sido detenidos mientras intentan entrar ilegalmente en EEUU, los que han cruzado recientemente, y los que recibieron una orden final de deportación desde 1 de enero de 2014”.

Christensen reiteró la advertencia del secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, de que la frontera “no está abierta a la inmigración ilegal, y si los individuos vienen acá ilegalmente, no califican para asilo u otro alivio, y tienen órdenes de deportación, serán devueltos de acuerdo con nuestras leyes y valores”.

Indignación y rechazo

El plan de redadas sería una respuesta a la nueva ola de inmigrantes indocumentados que huyen de la perenne violencia en Centroamérica, en particular en el llamado “Triángulo del Norte” compuesto por Guatemala, El Salvador y Honduras.

Por ello, grupos proinmigrantes reaccionaron con indignación y rechazo al plan del DHS porque, a su juicio, sería una victoria para quienes promueven la xenofobia.

“Si se materializa este plan, aún así no sería suficiente para muchos líderes políticos y activistas antiinmigrantes, pese al impacto real y devastador que tendrá en muchos adultos y niños que buscan refugio en este país”, dijo a este diario Kalia Abiade, directora de asesoramiento del grupo “Center for New Community”, en Chicago (Illinois).

“Estos grupos antiinmigrantes están influyendo en la retórica de la contienda y en políticas que afectan la vida de las personas. Es algo indignante y nos preocupa mucho”, agregó.

Por su parte, Philip Wolgin, director asociado para asuntos de inmigración del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), dijo a este diario que, aún sin conocerse los detalles del plan, éste “nos regresaría a la era de redadas a gran escala que aterrorizaron a las comunidades inmigrantes”.

Para Wolgin, el plan contradice las declaraciones que el propio presidente Barack Obama hizo la semana pasada durante una ceremonia de naturalización, en la que reconoció que los niños que huyeron de la violencia en Centroamérica son refugiados.

“El realizar redadas a gran escala para disuadir a futuros solicitantes de asilo contraviene nuestras obligaciones legales y morales de proteger a quienes huyen de la persecución… estas familias deberían tener derecho a presentar sus casos y, en vez de redadas, EEUU debería centrarse en corregir las causas de la violencia en el Triángulo de Norte que genera la emigración ilegal”, argumentó Wolgin.

En ese sentido, grupos como la Asociación de Abogados de Inmigración de EEUU (AILA, en inglés) y “America´s Voice”, consideran que el plan, filtrado en víspera de Navidad, sería un doble castigo para familias que huyen de la violencia y buscan refugio en este país.

Frank Sharry, director ejecutivo de “America’s Voice”, consideró que el plan también sería “una pesadilla política” para los líderes demócratas porque, así como urgen la protección de sirios que huyen de una violencia indecible, ahora tendrán que denunciar este plan.

“Deberíamos estar hablando de una respuesta regional y nacional para dar protección y refugio seguro (a los indocumentados), en vez de redadas que minan nuestros valores fundamentales”, dijo Sharry.
El plan ha salido a la luz poco después de que el DHS indicara que, al cierre del año fiscal 2015, entre octubre de 2014 y septiembre pasado, ICE deportó a 235,413 indocumentados, de los cuales el 91% tenía antecedentes criminales.

Las autoridades del DHS se congratularon de que las nuevas cifras de deportación reflejan las nuevas prioridades fijadas por la Administración Obama para arrestar y deportar a personas con antecedentes criminales o que representan una amenaza para la seguridad fronteriza, pública y nacional.

Desde la contienda presidencial, el asunto de cómo resolver la inmigración ilegal genera profundas divisiones ideológicas: la mayoría de los republicanos propone más acciones policiales contra los indocumentados, mientras que los demócratas defienden su legalización.

by http://www.eldiariony.com/2015/12/24/dhs-finaliza-planes-para-redadas-a-gran-escala-contra-indocumentados-a-inicios-de-2016/

July 1, 2014 at 9:18 pm

Barack Obama dijo que tratará directamente la inmigración

0_2813_1Barack Obama, el actual presidente de Estados Unidos, dijo que se empezará a analizar medidas ejecutivas, aunque limitadas mediante decretos, para poder atender y tratar el problema de la inmigración en el país.

“Yo decido tomar medidas administrativas solo cuando existe un problema grave y el Congreso decide no hacer nada. Y en este contexto, el fracaso de los republicanos para que puedan votar una ley es muy malo para nuestra seguridad, economía y futuro”, declaró Obama en la Casa Blanca.

El mandatario dijo también que “Preferiría que hubiese un arreglo definitivo”.

El presidente mencionó que empezará “un nuevo intento para ordenar el sistema migratorio lo más que pueda” de forma unilateral, esto incluye en una primera instancia el reforzamiento de la frontera, el cual es un punto recurrente de ataque de sus críticos.

Indicó que el republicano John Boehner, actual presidente de la cámara baja le comunicó la semana pasada que los republicanos seguirán bloqueando la reforma para el resto del año.

at 9:18 pm

Los indocumentados y la reforma migratoria


Los hispanos que radican en Estados Unidos podrán el 4 de noviembre de este año premiar o castigar a quienes estuvieron a favor y en contra de la reforma migratoria. No cabe ninguna duda que los 11 millones de indocumentados en el país afrontan una situación incierta.

Ellos señalan que la reforma migratoria está muerta, indican que lo que la mató fue la falta de voluntad política en la Cámara de Representantes; y así lo confirmó el congresista Luis Gutiérrez quien dijo que los esfuerzos que se llevaban a cabo en la Cámara de Representantes “murieron” para lo que resta del 2014.

Hace ya un año que el Senado aprobó un proyecto de ley bipartidista que envolvió un camino a la ciudadanía para indocumentados que se encuentran en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y no tienen antecedentes criminales.

Los actores y fundadores de Voto Latino hacen un llamado a no darse por vencidos por la reforma migratoria.

La minoría demócrata en la Cámara de Representantes no pudo conseguir los votos republicanos para presentar un plan con posibilidades de ser debatido y votado por el pleno.

El 8 de octubre, Nancy Pelosi (California), mostró el proyecto de ley H.R. 15 basado en el plan S.744 con cambios en una enmienda republicana de seguridad fronteriza pero guardando el camino de legalización para millones de indocumentados.

Cinco meses más tarde, en marzo del 2014, Pelosi presentó una petición de descarga (discharge petition) para obligar un voto en el pleno y saltar por encima de la regla Hastert. La medida necesita de 218 firmas y solo 193 la respaldan, ninguno de ellos republicano.

Mientras el debate se fue enfriando en la Cámara, el gobierno de Obama mantuvo casi sin variaciones una agresiva política de deportaciones. Tan solo en lo que va del año, más de 2 millones de indocumentados han sido expulsados del país. Luego de fuertes presiones de su partido, de organizaciones de inmigrantes, del sector religioso, de empresarios y sindicatos, Obama informó que examinaría la política de deportaciones para humanizar la política de deportaciones.

En mayo, Obama aplazó la orden hasta “avanzado el verano” y con ello darle tiempo a la Cámara de Representantes para que apruebe una reforma migratoria como el plan del Senado. Y aseguró que había votos suficientes en el pleno.

Sin duda se han perdido cerca de 12 meses, debido a que los republicanos bloquean la reforma migratoria en la Cámara de Representantes. Pero de lo que se está seguro es que los hispanos de Estados Unidos usarán el voto de noviembre como arma política para castigar o premiar a los que rechazaron o apoyaron la reforma migratoria en el Congreso.

© 2016 Abogado de Inmigraciones: Abogado de inmigraciones, inmigraciones a Estados Unidos (USA), información básica de inmigración americana y abogados de inmigraciones, visas de trabajo, visas por familia inmigrante, visas para estudiantes, Green Card, cuotas y fechas de prioridad, cómo viajar a los Estados Unidos.